miércoles, 4 de octubre de 2017

Distancia relativa

La distancia relativa
del continente sin contenido.
La espera es una cifra,
par o impar,
escrita sin decimales.
La angustia brota
desde un hemisferio incorrecto.
7558 kilómetros
para llegar a ti,
viaje de intensidad eléctrica
en unidad de tiempo,
futuro o pasado.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Navegar en noviembre

He estado navegando todos estos meses sin saber nada de ti.
Un mar en calma ha sido tu ausencia.
Me dejo llevar por las olas.
Voy a la deriva.
Y no me importa.
Pero llega noviembre, océano sin nombre. Me confundo.
¿Estoy oyendo tu voz, acaso, como el canto de una sirena?
Diciembre se atisba en el horizonte y tengo dudas.
Dudo del norte. Dudo del sur.
Todas las coordenadas me parecen engañosas.
Tengo miedo de que noviembre me haga navegar hasta ti.
Porque navegar en noviembre  es transitar por todos los mapas del recuerdo.
Recordar tu piel.
Recordar tus ojos.
Recordar tu mano sosteniendo la mía.
Recordar el desorden de la cama sin hacer.
Recordar que todo tiene un fin.

domingo, 18 de octubre de 2015

Octubre

Tienes la persistencia de la lluvia en una ciudad del Norte.
Tus valores extremos y acumulados 
no se representan fácilmente en un gráfico.


martes, 13 de octubre de 2015

Fechas

Tengo todas las fechas ancladas en la garganta.
Pensé que con mover el calendario de sitio sería suficiente.
Lo descolgué de mi brazo derecho y lo colgué en el izquierdo.
Probé a dejarlo bajo el sol en verano para ver si se quemaba.
Juro que lo vi arder. Vi como todo el año pasado salía corriendo.

Pero hoy lo he divisado detrás de una esquina.
Por suerte le saco una ventaja considerable,
aunque con cierta indefinición espacial.
En un margen de la realidad.
Tal vez no fueron reales el mes de septiembre,
el de octubre,
el de noviembre,
el de diciembre,
el de enero,
el de febrero,
el de marzo,
el de abril,
el de mayo,
el de junio.
Tal vez solo fue real cuando te perdí la pista. Julio y agosto.
Y ahora, de nuevo septiembre.
Vuelvo a poner el contador a cero.

Compro un calendario nuevo.
En la tienda de la esquina. No me complico mucho.
Me lo clavo en la espalda. Para tener perspectiva.
Desde allí, todos los días, semanas y meses podrán vigilar el camino,
no vaya a ser que decidas volver a aparecer por aquí.

viernes, 9 de octubre de 2015